¿Se puede vivir sin plástico?

¿Se puede vivir sin plástico? En el mundo actual es algo difícil de responder, pero sí se puede afirmar que hasta 1950 la humanidad creció y se reprodujo sin plástico. Y no pasó nada; sin embargo, imaginar un mundo sin plástico resulta imposible en nuestros días. Miles de objetos de nuestras casas, calles y oficinas y hasta nuestra propia ropa y remedios médicos están compuestos de ese material.

La utilización del plástico ha presentado grandes beneficios en diversas áreas: la industria alimenticia, de construcción, automotriz, electrónica, higiene y salud entre otras. Dentro de sus principales propiedades es que los plásticos son ligeros, económicos, resistentes y durables. Su uso se inició a partir de algunos materiales naturales como la goma de mascar, el caucho y el colágeno, en donde las contribuciones de la química para su evolución son indudables.

Los plásticos más comunes se clasifican con un número del 1 al 7. Estos dígitos aparecen impresos dentro de un triángulo en la mayoría de los objetos fabricados con ellos y dan información sobre su composición. Los más comunes son el HDPE, LDPE, PET, PVC, entre otros.

En ESE trabajamos exclusivamente con el plástico HDPE. El 100% de nuestros productos están hechos con este tipo de material que ofrece resistencia a altas y bajas temperaturas, cortes, impactos y materiales químicos. Además, te da la facilidad que es un plástico muy fácil de reciclar, ya que nuestros principales productos son de material 100% reciclado.

A partir de la información anterior podemos concluir que es indudable la utilidad y versatilidad de los plásticos; sin embargo, el planeta nos exige un cambio si deseamos seguir siendo afortunados para disfrutar de él, los seres humanos debemos contribuir sin excepción en tres aspectos: ¿Qué hacer con los desechos plásticos que ya existen?, ¿Cómo modificar los materiales plásticos utilizados como materia prima para que posterior a su uso no representen solo basura? Y, finalmente, el buscar materiales alternativos que puedan sustituir a los plásticos. También se nos presentan diferentes soluciones, algunas a corto, mediano y/o largo plazo entre las primeras se encuentran la reutilización y el reciclaje de aquellos plásticos que se han convertido en desechos generando una alta contaminación.